Especiales

Manzanilla, una hierba con fines terapéuticos

Manzanilla, una hierba con fines terapéuticos

¿Quién no se ha tomado o ha escuchado decir que una infusión de manzanilla es ideal para aliviar los malestares del estómago?, muchos conocen del bien que hace esta bebida al sistema digestivo, pero sus propiedades curativas van más allá?

Esa planta de pequeñas flores de pétalos blancos, protuberante centro amarillo y aroma afrutado, también conocida como camomila, es una de las hierbas más usadas por sus propiedades curativas y también estéticas.

Originaria de Europa occidental y el norte de Asia, su uso en tal sentido está registrado en tiempos de la Antigua Grecia, Egipto y el Imperio romano, pero se volvió verdaderamente popular en la Edad Media cuando era recomendada para tratar el asma, problemas nerviosos, náuseas, afecciones en la piel, sedante, tónico, vasodilatador y antiespasmódica.etc.

Y es que las principales propiedades de la manzanilla son antiinflamatorias, antialérgicas, antibacterianas y sedantes y por sus ventajas como digestivo es recomendado beberla la infusión después de cómo para aliviar dolores, calmar la pesadez y hasta en casos de úlceras o gastritis.

Además quienes la han usado para tratar afecciones respiratorias como el asma aseguran que es igualmente efectiva para el resfrío, la fiebre alta, la bronquitis, y los buches de agua de manzanilla son muy buenos para la cicatrización de aftas o herpes bucales.

Incluso a quienes duermen mal se les aconseja un agua caliente de manzanilla para conseguir sueños profundos, igual recomendación es efectiva para las mujeres que sufren de dolores menstruales intensos y se usa también como remedio para la migraña.

Recientemente científicos de la Universidad de Birmingham, en Londres, hallaron que es posible producir un compuesto con propiedades anticancerígenas adquiridas directamente de la manzanilla.

Los investigadores extrajeron la mixtura de las flores en el laboratorio y la modificaron para que pudiera usarse para matar las células de leucemia linfocítica crónica (CLL), según un estudio publicado en la revista MedChemCom.

El compuesto se llama partenolida y aunque está disponible comercialmente, es extremadamente costoso con pobres propiedades similares a las drogas y no ha progresado más allá de la investigación básica.

Con este descubrimiento los expertos probaron no solo el método para producirlo directamente de las plantas, sino también una forma de modificarlo para producir una serie de compuestos que mataron a las células cancerosas en experimentos in vitro.

El partenolida parece funcionar al aumentar los niveles de especies reactivas de oxígeno en las células hasta un punto crítico que cause su muerte.

Según los especialistas, el compuesto es muy prometedor y podría proporcionar opciones de tratamiento alternativas para pacientes con CLL, ya que existen varios tratamientos efectivos pero después de un tiempo la enfermedad en algunas personas se vuelve resistente.

Otra sustancia que se produce de forma natural en la manzanilla es la cumarina, un principio activo que hace posible sus efectos de adelgazamiento, como antiinflamatorio y como un anticoagulante potente.

Contiene, además, aceites volátiles (incluyendo bisabolol, matricin y óxidos de bisabolol A y B), así como flavonoides (en particular un compuesto llamado apigenina) y otras sustancias terapéuticas que son la base de sus tantos beneficios para el organismo humano.

Pero los beneficios de esta planta van más allá de lo medicinal, es popular como ingredientes en productos cosméticos o de belleza por su efecto aclarante natural del cabello y en su forma tópica (cremas o cataplasmas) como regeneradora de los tejidos.

Hoy en día, la manzanilla se puede conseguir con facilidad en todo el mundo y en varias presentaciones: cremas, aceites esenciales, lociones y cápsulas, sin embargo, lo más común y saludable es la infusión que se obtiene al calentar agua hasta el punto de ebullición, luego servir en una taza con una cucharada de hierba, dejar reposar por tres minutos antes de colarla y luego beberla (fría o caliente según el gusto del consumidor).

Esa bebida puede utilizarse como ungüento para las heridas y picaduras de insectos ya que acelera la curación de heridas, ayuda a controlar la hiperglucemia, lo cual lo hace recomendable para quienes padecen diabetes, y sirve para aliviar el malestar que provoca en los ojos la conjuntivitis.

La manzanilla es fácil de cultivar en cualquier clima por lo que se da con facilidad en un jardín o una maceta, solo requiere de bastante luz solar para la floración y producción del aceite esencial.

El uso de elementos naturales por sus propiedades curativas y sanadoras para la prevención y tratamiento de enfermedades es una de las variantes de la Medicina Natural y Tradicional que ha demostrado ser una opción efectiva para muchas dolencias.

De ahí que los comprobados beneficios de la manzanilla sean una alternativa a la que recurren muchos para sentirse mejor.

  • Últimas Publicaciones

Revista Saludarte tiene esa honrosa y agradable misión de mostrarte los caminos de ese arte de cuidar la salud.