Enfermedades

Colesterol, más peligroso de lo que te imaginas

Con la acumulación de colesterol en el cuerpo, este aumenta como una avalancha el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas con estenosis o bloqueo de los vasos sanguíneos.

La acumulación de colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos comienza de forma activa después de los 40 años, y después de los 50 toma una velocidad asombrosamente rápida. Las barreras de “colesterol” resultantes deterioran el flujo sanguíneo. Gradualmente, se forma una placa aterosclerótica y el diámetro del vaso se vuelve cada vez más pequeño.

Esto aumenta en gran medida el riesgo de obstrucción del vaso con un trombo. Cuando esto sucede, la sangre deja de fluir parcial o completamente a un órgano en particular, lo que conduce a graves alteraciones en su funcionamiento o la muerte de una persona.

El peligro también radica en el curso latente-asintomático de la enfermedad. La condición de los vasos se deteriora constantemente y los trastornos se manifestarán solo cuando los vasos ya se hayan reducido a la mitad. Es imposible decir exactamente cómo se manifestará la aterosclerosis; todo depende de a qué órgano de le haya disminuido la nutrición. Muy a menudo, la aterosclerosis daña los vasos del corazón, los intestinos, el cerebro, la aorta, los riñones, las extremidades inferiores y el páncreas.

La acumulación de colesterol (aterosclerosis) tiene un efecto perjudicial en todos los órganos y sistemas del cuerpo. La única pregunta es qué órgano será el “eslabón débil” y no sobrevivirá primero.

Aterosclerosis de la aorta

Con la aterosclerosis de la aorta, estamos hablando de la derrota de la arteria más grande del cuerpo. La aorta se asemeja a un tronco del que se ramifican otros vasos más pequeños.

La aorta incluye 2 secciones:

  • Pectoral y Abdominal. La región torácica suministra sangre a los órganos ubicados en el pecho, así como a la cabeza y el cuello.
  • La aorta abdominal dirige la sangre a los órganos ubicados en la cavidad abdominal y las extremidades inferiores.

La enfermedad se desarrolla en 2 etapas

En la etapa inicial, no hay manifestaciones externas de la enfermedad. Pero las complicaciones existentes ya se pueden detectar con la ayuda de pruebas de laboratorio. El período clínico se acompaña de signos pronunciados de la enfermedad.

Aterosclerosis de la aorta torácica

En la etapa inicial, la patología no viene acompañada de ningún síntoma. Los primeros signos que surgen suelen ser dolor en el pecho, que es de carácter periódico. El dolor puede disminuir, acumularse y no desaparecer durante varios días. A menudo acompañado de una sensación de falta de aire.

Otros síntomas incluyen:

  • Un aumento de la presión arterial y el desarrollo de hipertensión. Con una lesión significativa del arco aórtico, surgen dificultades para tragar, la voz se vuelve ronca.
  • Las lesiones ateroscleróticas de la aorta torácica pueden ir acompañadas de crecimiento de vello en las orejas.
  • También se producen otras lesiones, dolores que irradian del brazo, región cervical y lumbar
  • Aumento de la presión arterial
  • Golpeteo entre las costillas del lado derecho del pecho
  • Ruido en la cabeza
  • Mareos
  • Dolor de cuello al intentar girar la cabeza.
  • En el contexto de la falta de suministro de sangre al corazón, se desarrollan las siguientes patologías: arritmia; insuficiencia cardíaca; angina de pecho; ataque cardíaco.

A menudo, el daño a la aorta torácica se combina con daño aterosclerótico en la arteria coronaria y daño en los vasos del cerebro.

Aterosclerosis de la aorta abdominal

La lesión aterosclerótica de la aorta abdominal se acompaña de una alteración del sistema digestivo y se manifiesta por los siguientes síntomas:

  • Dolor de estómago. Son de naturaleza paroxística. A menudo, el paciente no puede indicar con precisión el lugar donde se localiza la sensación de dolor
  • Trastornos en las heces
  • Flatulencia
  • Acidez
  • Eructos y amargura
  • Trombosis de arterias viscerales. Una complicación peligrosa que puede resultar fatal. Se acompaña de necrotización de asas intestinales e inflamación extensa. La condición se acompaña de un dolor muy severo, que no se puede eliminar con la ayuda de analgésicos.

Como resultado de la formación de placas en esta área, existe una violación del suministro de sangre a los órganos pélvicos. Como complicaciones que surgen posteriormente, se pueden observar insuficiencia renal, enfermedades de las arterias viscerales.

Vasos cerebrales

El colesterol, que conduce a la aterosclerosis cerebral, altera tanto los vasos intracraneales como los extracraneales. La intensidad de los síntomas patológicos está directamente relacionada con el grado y la ubicación de las lesiones que han surgido.

Además de la complicación más peligrosa: accidente cerebrovascular, se puede observar la inhibición de la actividad del sistema nervioso central, el desarrollo de trastornos mentales, deterioro visual y deterioro de la memoria. Los signos iniciales de daño ya aparecen en la edad adulta: 40-45 años.

En esta etapa, es posible la aparición de «ataques isquémicos», que se acompañan de alteración de la sensibilidad, trastornos del movimiento, patologías de la visión, la audición y el habla. A pesar de la gravedad de los síntomas, durante este período son de corta duración, reversibles y desaparecen por sí solos tras una única limpieza de los vasos con nutracéuticos.

Lesiones graves

Las lesiones ateroscleróticas graves pueden provocar un accidente cerebrovascular, es decir, necrosis del tejido cerebral. La sintomatología es la misma que en el caso anterior, pero tras la necrosis no hay mejoría significativa.

El cerebro también es responsable de la realización de funciones mentales superiores. Por lo tanto, la formación de placas también conduce a un deterioro de la inteligencia y la memoria, un cambio de carácter (labilidad del estado de ánimo, caprichos, pereza). En ausencia de medidas terapéuticas para liberar los vasos de la placa, tal lesión conduce al desarrollo de demencia, la enfermedad de Alzheimer. Tales lesiones son peligrosas con la posibilidad de discapacidad o muerte.

Hay 2 tipos de accidente cerebrovascular: isquémico y hemorrágico.

El accidente cerebrovascular ya ha llegado al límite de edad. Ya no está asociado con la vejez. La isquemia ocurre debido al bloqueo del lecho vascular por un trombo, la causa de la hemorragia es la ruptura del vaso cerebral.

Corazón

Una de las causas de muerte en pacientes con enfermedades cardiovasculares en el contexto de la acumulación de colesterol en los vasos es el bloqueo de la arteria coronaria principal. Asociadas a esta lesión se encuentran enfermedades como la cardiopatía isquémica, la angina de pecho y el infarto de miocardio. La cardiopatía isquémica es una patología cardíaca grave, que es todo un complejo de trastornos. Incluye angina de pecho, infarto de miocardio, cardiosclerosis.

La cardiopatía isquémica se manifiesta con mayor frecuencia por angina de pecho. En una etapa temprana, sus manifestaciones en forma de dolor en el pecho ocurren solo en el momento del esfuerzo físico. Esto es lógico, ya que en reposo, el trabajo del corazón requiere menos oxígeno, y con una actividad intensa, estas necesidades aumentan. Una reacción similar puede ser ante el estrés, la angustia emocional. Con el desarrollo de la aterosclerosis y una superposición cada vez mayor del diámetro del lecho vascular, la enfermedad isquémica se manifiesta cada vez más. En las últimas etapas de la enfermedad, cualquier movimiento del paciente ya provoca dolor.

Signos clásicos de la angina de pecho

Estos incluyen la aparición de dolor, tanto bajo la influencia del estrés como en reposo; el dolor se siente detrás del esternón, puede desplazarse al hombro (izquierdo), escápula, mano. Además, la intensidad del dolor está directamente relacionada con la gravedad del ataque; el dolor arde, presiona; puede detener el ataque tomando una tableta de nitroglicerina; corta duración de un ataque: no más de 5 minutos.

Diferencias entre ataque cardíaco y angina de pecho

Dolor de muy alta intensidad; la duración del ataque es de al menos 20 minutos; la nitroglicerina no ayuda con el infarto de miocardio; las sensaciones dolorosas son difusas.

La placa causada por el colesterol alto puede provocar la muerte súbita del paciente. Esta situación se desarrolla cuando, debido a una falla del suministro de sangre, primero cambia el ritmo cardíaco y luego el corazón se detiene.

Todas las lesiones vasculares del corazón son graves y peligrosas. sin el pleno funcionamiento del corazón, otros órganos no pueden funcionar normalmente. La aterosclerosis de los vasos del corazón también puede provocar un infarto de miocardio. Un ataque cardíaco es causado por la ruptura de la placa y la obstrucción del vaso por un coágulo de sangre. Como resultado, la sangre deja de fluir a un área determinada del músculo cardíaco y muere.

Después del desarrollo de una falla de la contractilidad del músculo cardíaco, la muerte ocurre dentro de varias horas o días. Sin embargo, incluso si una persona se salvó, todavía tiene una falla de suministro de sangre, lo que, al no limpiar los vasos sanguíneos del colesterol, tarde o temprano conducirá a un segundo ataque. Por tanto, la limpieza de los vasos sanguíneos con nutracéuticos es vital para los pacientes que han sufrido un infarto.

Además, en el contexto de los trastornos circulatorios, se desarrolla hipertensión. Se acompaña de una violación de las funciones cardíacas, procesos patológicos en el trabajo del sistema nervioso central, riñones. La hipertensión también ocurre en el contexto de lesiones del cerebro, riñones, vasos periféricos. Con la patología cerebral, se manifiesta como deterioro de la conciencia, pérdida de la visión y daño renal que conduce a insuficiencia renal.

Vasos de las extremidades inferiores

El complejo de síntomas de las lesiones de las extremidades inferiores que provocan depósitos de colesterol incluye: susceptibilidad de las extremidades inferiores al frío; calambres en las piernas; cojera; úlceras tróficas, “malla” vascular y “asteriscos” que surgen después de lesiones cutáneas; venas varicosas; dolores que pueden ocurrir tanto en estado de actividad como en reposo (pueden variar en intensidad); degradación del tejido del cartílago, el desarrollo de artrosis.

Además del dolor, hay violaciones de apoyo y movimiento. Las manifestaciones surgen por analogía con las alteraciones en el trabajo del corazón: en la etapa inicial, el dolor aparece solo con un gran esfuerzo físico, largas caminatas. Gradualmente, la cantidad de estrés que causa el dolor disminuye. En la última etapa, los dolores son inquietantes y en reposo.

La cojera periódica es el síntoma principal en la eliminación de lesiones vasculares. Las sensaciones dolorosas se localizan principalmente en el muslo y los músculos de la pantorrilla.

La nutrición inadecuada que ingresa a las extremidades inferiores provoca palidez y entumecimiento de la piel, el vello de las piernas comienza a caer. Las úlceras resultantes son extremadamente difíciles de tratar, esto se debe al hecho de que los procesos regenerativos no se activan por completo debido a la falta de suministro de sangre. Como resultado de tales cambios, tarde o temprano comienza la gangrena: los tejidos mueren. Tomar medicamentos en esta etapa no da resultados. La gangrena solo se puede curar mediante una amputación. El tratamiento incluye, además de la ingesta de nutracéuticos destinados a combatir la aterosclerosis, fisioterapia y tratamientos de spa.

Arterias renales

Con las lesiones ateroscleróticas de los vasos que suministran alimento al riñón, se desarrolla una arteriosia secundaria. Las manifestaciones características son el edema, que se forma como resultado de la retención de sodio en el cuerpo, la situación más difícil es el desarrollo de edema pulmonar. Una de las consecuencias es el infarto renal. Con daño a un riñón, los síntomas de la enfermedad no se expresan.

El bloqueo de la arteria renal con colesterol conduce a la formación de insuficiencia renal aguda. Estas son las principales manifestaciones de la aterosclerosis de las arterias renales: hipertensión; hinchazón; dolor localizado en la espalda; debilidad, pérdida de fuerza.