Enfermedades

Disfunción eréctil

Un estudio publicado en la revista International Journal of Impotence Research informa de las razones más comunes por las que los hombres interrumpen su tratamiento para la disfunción eréctil. Las razones más comunes fueron que el tratamiento no funcionó, costó demasiado o tuvo efectos secundarios inaceptables. La pérdida de interés en las relaciones sexuales fue otra razón principal.

Además, el estudio también recalca lo importante que es educar a los hombres sobre esta disfunción, cómo se puede tratar y la posibilidad de cambiar sus creencias para ayudarlos a hacer uso del tratamiento. Es necesario comprender bien qué factores modifican las decisiones de utilización del tratamiento para ayudar a los pacientes a tomar mejores decisiones.

La disfunción eréctil puede tener un efecto negativo en la calidad de vida de los hombres, pero las tasas de interrupción del tratamiento son altas. Comprender las razones para la interrupción del tratamiento es fundamental para mejorar el uso del tratamiento y, posteriormente, la calidad de vida en esta población de pacientes.

La disfunción eréctil (DE) es la incapacidad persistente de tener o mantener una erección durante la actividad sexual. Ocurre en hasta en un 10% de los hombres menores de 49 años, aumentando hasta un 20% de cada hombre entre los 60 y los 69 años, pero en más del 70% de los hombres mayores de 70 años. La disfunción eréctil puede afectar negativamente la confianza en uno mismo, causar depresión y reducir la calidad de vida.

La mayoría de los hombres con disfunción eréctil se tratan con inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 orales (fármacos parecidos a la Viagra), pero si esto no funciona, a veces se usan medicamentos inyectables o cremas que se colocan a través de la uretra. Como último recurso, se utilizan las prótesis de pene.

El estudio encontró que las tasas de interrupción debido a una respuesta insatisfactoria (en términos de dureza y duración de la erección) variaron con el tipo de tratamiento, pero ocurrieron en aproximadamente un tercio de los pacientes en todos los estudios. Por ejemplo, en el caso de los hombres que tomaban pastillas, la tasa era de aproximadamente el 12%, pero con las inyecciones, de aproximadamente el 15%.

La interrupción como resultado de efectos adversos como dolores de cabeza, enfermedad de Peyronie o priapismo y dolor uretral fue informada por menos del 3% de los hombres que tomaban pastillas, el 8% de los hombres que se inyectaban y el 15% de los hombres que usaban supositorios uretrales.

La interrupción como resultado de efectos adversos como dolores de cabeza, enfermedad de Peyronie o priapismo y dolor uretral fue informada por menos del 3% de los hombres que tomaban pastillas, el 8% de los hombres que se inyectaban y el 15% de los hombres que usaban supositorios uretrales.

Un pequeño porcentaje de hombres también informó que los factores relacionados con la calidad de la relación sexual tenían que ver con la interrupción del tratamiento. Este factor fue citado por aproximadamente el 7% de los hombres que toman píldoras, el 9% de los inyectables, el 9% de los supositorios y el 7% de los hombres con implantes de pene.

Alrededor del 6% de los hombres que tomaban píldoras dijeron que dejaron de hacerlo porque sentían que su pareja ya no estaba interesada en la relación sexual, alrededor del 6% porque no estaban emocionalmente preparados para invertir en la relación y el 4% debido a un conflicto con sus parejas. Por tanto, hay una pequeña pero significativa contribución de la calidad de la relación sexual en la continuación del tratamiento.

“Las percepciones de los hombres sobre sus relaciones sexuales y su disposición emocional para la actividad sexual son importantes al considerar el tratamiento más apropiado para un hombre y su pareja”.

A pesar de la seguridad y eficacia de los fármacos existentes, muchos hombres los interrumpieron porque no querían vincular la actividad sexual al uso de medicamentos, el tiempo de espera hasta la respuesta y el costo del tratamiento.

Otros conceptos erróneos tenían que ver con el miedo a la drogodependencia, enfermedad cardíaca como resultado de los medicamentos. Al mismo tiempo, la vergüenza o las molestias al comprar el medicamento también fue un factor para algunas personas.

Trascendencia

Sorprendentemente, solo 12/50 estudios analizaron los factores psicológicos o cognitivos que conducen al cese del tratamiento, a pesar del origen psicógeno de la disfunción eréctil en casi todos los casos. El costo del tratamiento no se exploró a fondo.

Los investigadores sugieren que el trabajo futuro debería explorar el papel de las creencias sobre la disfunción eréctil y su tratamiento porque esto podría jugar un papel fundamental en la decisión de continuar o interrumpir la terapia.

Por ejemplo, las expectativas de los pacientes sobre la efectividad del tratamiento juegan un papel en el despertar de las percepciones del fracaso del tratamiento. Esto sugiere que averiguar qué pensamientos tiene el paciente sobre su tratamiento y tratar de corregir cualquier concepto erróneo al respecto, puede ayudar a promover el uso de este tratamiento.

  • Últimas Publicaciones

Revista Saludarte tiene esa honrosa y agradable misión de mostrarte los caminos de ese arte de cuidar la salud.